martes, 22 de noviembre de 2011

Padres y deporte escolar

El sábado asistí al partido de baloncesto de mi hijo de 11 años en su ikastola y fui testigo de un incidente lamentable por parte de los padres del colegio rival. El árbitro, de 17 años, tuvo que abandonar el encuentro antes de su finalización porque no pudo soportar la presión de los padres y los insultos de los propios jugadores.
 
Hay quien se olvida de que se trata de 'Deporte escolar', y que al igual que nuestros hijos están aprendiendo a jugar, los árbitros también lo están haciendo. ¿Qué sentiríais si dentro de unos pocos años vuestro hijo, que ahora 'animáis', volviese a casa llorando y humillado por haberse sentido maltratado por unos padres que estaban en la grada?
 
Se pretende transmitir valores como la competitividad, pero también el respeto, compañerismo, nobleza y deportividad. Exigimos a los centros educativos que trabajen con el alumnado temas como la tolerancia, la solidaridad, el respeto, bullying. Pero, ¿dónde quedan esos valores en nuestras casas? ¿Qué estamos transmitiendo a nuestros hijos? ¿Qué ejemplo les damos? ¿Cómo vamos a evitar el acoso a compañeros, si nosotros lo estamos haciendo ante ellos?
 
Escribo esta carta intentando que sirva de reflexión a todos los que semana tras semana vamos con ilusión a ver jugar a nuestros hijos e hijas, y para que entre todos seamos capaces de denunciar en público a aquellos que con su actitud e insultos no ayudan a educar ni aportan nada positivo al deporte. Seamos responsables y prediquemos con el ejemplo. Una madre indignada.
 
DV 22.11.11 - Arantza Agote Muñagorri
 
Desde el Blog del La Salle - Easo 2002, queremos mostrar nuestra total conformidad con el contenido de la carta de Arantza. El deporte es respeto, y sin él, no hay competitividad alguna que valga.
 
ZORIONAK Arantza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada